El Gobierno avanza en un acuerdo con el FMI para no pagar deudas de capital ni intereses

El lunes pasado arribó la misión del FMI para negociar un nuevo programa financiero con el organismo, y se avanzó en la definición del programa que la Argentina requerirá del FMI.

Foto - Gentileza


El Gobierno nacional avanzó en la última semana en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la discusión de un nuevo programa de financiamiento, para no tener que pagar hasta el 2025 la deuda de capital de casi 44.000 millones de dólares recibida entre 2018 y 2019, más los intereses.

Así se desprende de los recientes dichos del ministro de Economía, Martín Guzmán.

"Lo que buscamos es un préstamo para no tener que pagar los vencimientos de capital e intereses en los próximos años. Lo que se hace es conseguir fondos para hacer frente a aquello que se tenía que pagar", dijo el titular del Palacio de Hacienda a mediados de la semana, en uno de los contactos que mantuvo con la prensa.

El lunes pasado arribó la misión del FMI liderada por los funcionarios Julie Kozack y Luis Cubeddu, quienes se encuentran en el país para negociar un nuevo programa financiero con el organismo, y se avanzó en la definición del programa que la Argentina requerirá del FMI.

El nuevo plan elegido se denomina en inglés Extended Fund Facility (EFF), y contempla la posibilidad de que la Argentina comience a repagar recién en 2025.

"Lo que buscamos es un préstamo para no tener que pagar los vencimientos de capital e intereses en los próximos años. Lo que se hace es conseguir fondos para hacer frente a aquello que se tenía que pagar"
MARTÍN GUZMÁN
"El staff del FMI y el Gobierno argentino consideran que en las circunstancias actuales, ese tipo de programa -(por el EFF)- es la mejor alternativa disponible", dijo Guzmán el lunes a periodistas extranjeros.

Guzmán precisó que "si la Argentina logra con éxito negociar la implementación de un programa EFF, podrá estirar los plazos de la deuda hasta los diez años, y comenzar a pagar recién dentro de cuatro años y medio".

A partir de dichas definiciones, la discusión comenzó a girar luego acerca de qué tipo de condiciones requerirá el FMI a cambio, ya que se trata de un programa que generalmente requiere reformas estructurales.

Sin embargo, Guzmán adelantó definiciones, al sostener que "Argentina negociará todo lo que haga falta para buscar el programa que más le sirva".

El Ministro recordó nuevamente el difícil escenario de endeudamiento que le tocó resolver a la gestión de Alberto Fernández. "Estamos resolviendo problemas profundos. La deuda externa era un gran problema que se resolvió", explicó Guzmán, y aseveró que "lo del FMI también es un problema profundo en el que se metió Argentina y nosotros estamos buscando resolverlo en el contexto de la pandemia que ha hecho las cosas más complejas".

El nuevo plan elegido se denomina en inglés Extended Fund Facility (EFF), y contempla la posibilidad de que la Argentina comience a repagar recién en 2025
Se refirió al reciente proyecto de ley que plantea la obligación de contar con la aprobación del Congreso para contraer nueva deuda externa, ya que una decisión de tal magnitud debe "involucrar a los representantes del pueblo".

El presidente Alberto Fernández, durante una entrevista radial, también adelantó algo sobre el tenor de las medidas que aplicará la Argentina bajo el paraguas del FMI.

"La política del recorte es igual a lo que el Papa llama política del descarte.....que nosotros tenemos que ir poco a poco recuperando el equilibrio fiscal, eso es así. Pero no puede ser a costa de los jubilados y de gente que trabaja. Tampoco creo que sea lo que el Fondo está pidiendo porque saben que vienen a un país donde el Presidente está convencido de esto que estoy diciendo", expresó, anticipando lo que sería el diseño de la política fiscal.

En este sentido, Fernández manifestó en términos generales que la disminución del gran déficit primario que padece la Argentina no sería por la vía del recorte de gastos, sino más bien no aumentarlos y apostar por el lado de la recaudación.