Prisión perpetua para el femicida de Leticia Gómez

El enfermero Mario Bravo, responsable por homicidio doblemente calificado por el vínculo y en el marco de violencia de género; fue condenado a la pena máxima de prisión perpetua, tal como lo había solicitado la parte acusadora y la querella.
 

Foto (Gentileza)

Además, el tribunal resolvió dar seis meses más de prisión preventiva hasta que la pena quede firme, con acuerdo de todas las partes incluso la defensa.

“Bravo comprendía la criminalidad de sus actos”, decía el fallo que el juez Daniel Tobares leyó ante las partes y al público, para argumentar la pena que definió junto a sus pares Gustavo Quelín y Oscar Gatti.

Sobre los agravantes, el tribunal consideró que “se advierte con claridad la situación de violencia de genero” y que son los testimonios de la hermana Daysi los que principalmente detallan esa violencia.

El acusado estuvo presente en la sala junto a sus abogados defensores Pablo Irribarren y Oscar Pineda, quienes habían solicitado en el juicio de cesura una condena “por debajo de la prisión perpetua” aunque sin monto de pena.

Enfrente del hombre, culpable del asesinato de Leticia Gómez (25), estuvo la parte querellante Daisi Gómez, hermana de la víctima, junto a su representante legal Marcelo Hertzriken Velasco y el fiscal del caso Luciano Garrido. 

Familiares de la víctima y del imputado estuvieron presentes en la sala además de un grupo de militantes feministas y de movimientos de mujeres.

Leticia era la expareja de Bravo, tenía 25 años cuando fue víctima de una puñalada mortal afuera de su casa la noche del 20 de junio en Roca. Gómez ya lo había denunciado por violencia de género y tenía una prohibición de acercamiento.